miércoles, 11 de junio de 2014

Entrevista RR 047 (Koichi)



Rock and Read Vol 47 Koichi [Mejibray] Entrevista

En 2011 apareció una nueva mutación en la escena musical. Algo peligroso y nuevo para esta generación. Mejibray. Ellos tocan con tanta violencia ampliada en el escenario que los espectadores tienen el espíritu de ''Hazlo o muere''. Hemos pulsado la cuerda de la historia personal del bajista Koichi, que está obligado a sorprendernos. En un entorno tan surrealista como su ciudad natal de Takao, un hombre tan extremadamente vanguardista cuenta su historia.

-Así que la localización para la entrevista de hoy es el Monte Takao.
Es mi ciudad natal. Nací y crecí en Takao. Creo que he escalado la montaña cientos de veces.

-¿En serio? Se dice que si está cerca, nosotros normalmente vamos hacia el lado contrario.
La gente que vive en las zonas con vistas lo dicen mucho, pero la gente de Hachiouji es diferente. La gente de Hachioji ama esta zona más que a ninguna otra y no querrían vivir en ningún otro lugar.

-¡Claro que sí! ¿Cómo los Maximun the hormone y Funky Monkey Babys?
¿No lo sabe todo el mundo? Cada banda y artista de aquí siempre lo menciona. No conozco a nadie que no quiera decir que ellos son de aquí. Cada oportunidad de decirlo es buena. (Ríe)

-Hahaha. Así que, ¿Cómo fue crecer aquí?
Cuando estaba en la escuela primaria tenía el pelo tan largo como ahora. Y estaba decolorado también.

-¿Y qué decían tus profesores?
 Ellos lo odiaban, pero no decían nada en realidad. No era un chico que escuchara mucho (Ríe). No hacía nada que no me gustara, sólo quería hacer aquello que disfrutara haciendo.

-¿Y tus padres?
Mis padres no se enfadaban por nada. Ellos pensaban que era mejor dejarme vivir como quisiera. ¿Se llama un ideal liberal? Sea como sea, mientras no molestara a más gente, estaba bien.

-Así que ¿Esto fue desde la escuela primaria?
Sí. Mi madre me decoloró el pelo la primera vez.

-¿Eso está bien? Y ¿Qué hay sobre las relaciones con tus amigos?
Tenía más amigos que nadie. Estoy orgulloso de ello. Siempre llevaba a casa como diez personas para jugar. Luchábamos en mi cama, pero no teníamos ningún patrón ni normas para ello (Ríe). Hacíamos un completo desastre. Aún puedes ver las marcas en la casa, todos los agujeros en las paredes (Ríe)

- ¿Y cómo eras en clase?
Siempre tenía gente a mi alrededor. Me gustaba sobresalir entre los demás de cualquier forma.  Desde que era pequeño me gustaba ser más brillantes que las demás personas. Creo que era eso por lo que atraía a los demás. La gente se sentirá atraída por mi porque piensan que parezco interesante.

-¿Pero los profesores no te vigilaban al verte entrar en la escuela secundaria con el pelo decolorado?
Lo hicieron (Ríe). El chico más fuerte de la escuela era un chico más mayor extranjero. Él tenía el pelo corto y rubio y definitivamente no parecía como un chico que iba a la escuela. Daba mucho miedo (Ríe). Él me llamó cuando entré en secundaria.

-Qué miedo ¿Qué te dijo?
Me habló bien y terminamos llevándonos bien. (Ríe) En aquel entonces la gente que era mayor que yo siempre pensaba que era adorable. Saliendo con muchas diferentes personas, las cosas no podían ir mal (Ríe)

-¿Qué hacías cuando salíais juntos?
Íbamos a la casa del chico mayor. Porque su habitación como una casa prefabricada, y estaba comenzando a parecer un estudio. Él tenía una batería, un bajo y amplificadores de guitarra.

-Ah, entonces  ¿Cuándo tu interés en la música comenzó, tu amigo del colegio fue una gran influencia?
No, pensé que era bueno tocando la batería, pero eso era todo. No estaba realmente interesado en la música entonces.

-¿Cuándo comenzaste a escuchar música?
A mi padre le encantaba Yazawa Eikichi, Cools y Carol y esas cosas. Ponía Nagabuchi Tsuyoshi en el coche también, y entonces comencé a escuchar música.

-No hay mucha gente de tu generación que conozca quiénes eran Cools.
No sé, pero en la casa de mis padres era común escuchar la música de mi padre, así que era normal escuchar que ese grupo con Yazawa Eikichi o Nagabuchi Tsuyoshi eran buenos. Sólo empecé a escuchar por mi cuenta cuando iba a la escuela secundaria.

-Hablemos sobre tiempo después ¿Cómo era tu vida en el instituto?
Quería saltarme una clase y lo hacía. Era realmente malo en los deportes. Lo hacía todo bien en la escuela primaria, pero cuando entré en secundaria mis notas bajaron en educación física por no asistir.

-¿Eres un delincuente reformado?
No, no es así (Ríe)

-¿Qué otras clases te saltabas?
Economía del hogar.

-¡Esa es una asignatura sorprendente!
Me gustaba usar la máquina de coser cuando estábamos cosiendo.

-¿Estabas entonces interesado en la moda?
Sí, es correcto. Era por ese tiempo cuando comencé a interesarme por la moda. Quería llevar ropa que nadie más llevara.

-¿Te hacías tu propia ropa?
La hacía. Por ese tiempo los vaqueros desgastados estaban de moda, y yo quería unos a cualquier coste. No tenía dinero, así que fui a una tienda de segunda mano y encontré unos vaqueros baratos. Después los lijé, corté y cosí y así parecía que los había comprado en una tienda.

-Eso está bien. Pero ¿Al saltarte clases eso quiere decir que no te graduaste, no?
Bueno, mis profesores hicieron algo por mí. Ellos escribieron entre líneas que era un chico realmente bueno. Entonces yo hacía lo que quería y siempre me seguía alguien (Ríe)

-Hahaha. Así que ¿Fuiste a una clase de nivel más alto?
Sí. Pensaba que sería bueno pero todo resultó diferente a como lo había imaginado, y lo dejé después de dos meses. Era demasiado vago.

-¿Cómo de diferente era a cómo lo pensaste?
Bueno, ir en tren era aburrido. No iba a clase y pensé en qué quería ser. Para graduarme y conseguir un trabajo tendría que estudiar y trabajar duro. Para entrar en la universidad tendría que pasar los exámenes de acceso. Sea como sea, pensar esas cosas hizo que mi cabeza diera vueltas. ¿Cuántos años me habrían bastado para darme cuenta de que no tenía sentido?

-¿Qué pensaron tus padres sobre eso?
No dijeron nada en particular. Lo peor que dijeron fue: ‘Oh, ¿En serio?’

-Entonces ¿Qué querías hacer hasta salir?
Lo que quería hacer era trabajar en una tienda de ropa. Pero después me cansé en un año. Los chicos con los que salía en la secundaria no les gustó el instituto, así que todo el mundo se fue. Eso es lo que nos mantuvo juntos. No sé si ese fue el mejor momento de mi vida, pero entonces pensaba que podía montarme en mi bicicleta y conducir lejos de todo.

-¿Qué sobresale de tu recuerdo de ese tiempo de tu vida?
Probablemente no debería decir eso (Ríe). Pero conseguir un trabajo a tiempo parcial y ganar dinero por primera vez me sorprendió. Era difícil. Mi verdadero primer trabajo no fue el de la tienda de ropa, sino en una de dulces japoneses tradicionales. Había una tienda a los pies del Monte Takao llamada Yuukido honten, que era famosa en Takao por sus deliciosos dulces. Hacían omanjyuu (bollos de carne al vapor) en la tienda. Después de eso trabajé en una tienda de ropa usada. Cambié de trabajo mucho. Cada vez que conseguía un trabajo lo dejaba tres meses después. Trabajé en tres tiendas de ropa diferentes.

-Así, antes de dedicarte a la música, eras bastante vago.
Sí. Pero cuando entonces tuve un accidente grave con mi moto. Estábamos corriendo hasta Koushuukaidou y yo iba el primero. Iba conduciendo a 180 km por hora y me choqué con toda la fuerza. Me desperté en la UCI.

-Entonces despertaste en el hospital cubierto en cortes y moratones.
Sí. Mis huesos son realmente fuertes. Me choqué y fui lanzado 7 metros más allá y me las arreglé para no romperme ni un hueso. Pero tenía muchos cortes. Aún tengo una cicatriz en la parte de detrás de mi mano derecha. Mis amigos tenían verdadero pánico. Ellos pensaron que me había muerto. Fue divertido verlo correr a toda prisa dentro del hospital.

-Apuesto lo que sea a que ellos no pensaron que era divertido (Ríe)
Pero en ese momento pensé que era algo bueno porque tenía muchos amigos. Si llamaba a alguien mi amigo, ellos se aceraban a mí al instante. Después de eso lo primero en lo que pensé fue en mis padres. Dejarme hacer lo que quisiera era genial, pro en ese momento se enfadaron mucho conmigo y no me quisieron ayudar. Yo también me enfadé, hasta el punto en el que les pregunté por qué ellos no lo hacían si me habían dejado hacer lo que quería todo este tiempo. Pero entonces ellos comenzaron a ayudarme después del accidente. ¿No es eso vivir mejor? (Ríe) Desde entonces empecé otra nueva vida.

-El accidente fue un punto para comenzar de nuevo.
Me decepcioné y me enfadé mucho y dejé de ir en moto. Y entonces fue cuando compré mi bajo.

-Ah, así que fue así como decidiste comenzar a trabajar más duro.
El accidente terminó esa parte de mi vida. No sé si podría haberme matado, pero no sé si habría conseguido hacer algo si mis padres hubieran decidido no ayudarme. Así que ahora pienso en la vida como algo que me fue dado por ese accidente. Así que si alguna vez me convierto en una estrella, creo que quiero que mis amigos y todo el mundo se sorprenda. Quiero ser el más valorado de mis amigos. Si tengo más amigos y mi vida es algo de lo que estar orgulloso creo que mis amigos trabajarían duro para tener una vida como la mía.

-Así que, por ejemplo, alguien puede decir con confianza que ellos son tus amigos pero ellos quizás no sepan nada de ti. Siendo famoso ganas tener mucha gente cercana a ti. ¿Eso está bien?
Sí, lo está.  Creo que la gente está orgullosa de tenerme como amigo y estoy orgulloso de tenerlos a ellos. Y por supuesto quiero que mi padre esté orgulloso de mí como su hijo.

-¿Por qué elegiste el bajo?
Yazawa Eikichi toca el bajo. Mi padre me dijo cuando era pequeño que si alguna vez tenía una banda tenía que ser el bajista. Dijo que el bajo era el más elegante y el más guay. Entonces, sin ningún tipo de práctica empecé a tocar algunas canciones de Cools de oído. Mi padre tocaba la guitarra así que de pequeño me enseñó algunas cosas. En ese tiempo estaba de moda poner altavoces en la moto. Cada chico que tenía una tenía también altavoces en sus motos. Yo puse un woofer en la mía. Pensaba que el sonido del bajo era guay.

-¿Cómo un chico que tocaba canciones de Cools llegó al visual kei?
Escuchaba mucha música entonces y me gustaban las bandas que más brillaban. Cuando empecé a tocar en bandas pensé ‘¿Quién es la mejor banda?’ y pensé que era SHAZNA. ¿No son alucinantes? Hombres llevando maquillaje para parecer mujeres, eso es ostentoso. Yo quería algo que fuera una forma diferente de ser ostentos y excéntrico, así que entré en el visual kei.

-¿Formaste una banda pronto después de aquello? ¿Fue difícil encontrar a gente que se uniera?
Tuve mucha suerte con eso (Ríe) Un amigo me presentó. Le dije a mis amigos que estaban buscando una vez decidí que quería tocar en una banda y la noticia se extendió enseguida. Pronto después de eso, una banda me quiso.

-Es algo bueno que tuvieras muchos amigos entonces.
Sí, realmente sí. Un amigo me presentó a Tsuzuku. Pero para tocar con él tenía que pensar las cosas muy bien. Antes, la gente usaba la palabra vanguardista para describirlo, muy vanguardista. Si iba a insistir en empezar mi vida de nuevo, tendría que vivir con el lema de hacerlo siempre de ese modo.

-Tú realmente usas esa palabra en tu blog mucho. Sé que serás vago e impreciso, pero ¿Qué es extremadamente vanguardista para ti?
Hmmm, por ejemplo, si alguien llevara una camisa con sólo un botón, yo llevaría una con cien.

-Es normal ver a la gente llevar algo con 3 o 5 botones, pero ¿De repente cien?
Sí, Tengo que estar dos pasos por delante de la gente todo el tiempo.

-Pero si eres demasiado vanguardista nadie lo pillará.
Eso es muy posible (Ríe)

-Por ejemplo,  las pinturas que hay por el mundo, sabes que existen, pero es después de que desaparezcan cuando se hacen famosas. Creo que es un riesgo complicado.
La música es la comida que me alimenta. Y no sorprende que quiera que se venda nuestro CD y nuestras canciones sean conocidas por todo el mundo. Así que no tengo esos pensamientos. Estar en una banda para mí es como…no es muy vanguardista (Ríe) Porque siempre bueno ser como si nadie fuera a evaluarte.  Sé que puedo continuar siendo feliz en mi vida. Es bueno comenzar a vivir de modo que no te arrepientas de nada si fueras a morir mañana.

-Eso es cierto. Así que entendemos que seas un hombre con muchos amigos. Tengo interés en saber qué piensas de eso. ¿Lo has pensado por tu cuenta? ¿Por qué mantienes a tantos amigos?
Lo he hecho, pero realmente no lo sé. (Ríe) Me pregunto por qué será.

-¿Qué palabras usan tus amigos para describirte?
¿Qué palabras? Bueno, ‘raro’, y ‘tan raro como pensaba’ son las dos que me dicen mucho.

-¿Te han dicho eso desde que eras un niño?
Sí. Sobre todo los profesores porque ¿No se supone que los niños raros se aíslan ellos solos?

-Entonces  ¿No te sentías apartado en ese tiempo?
No del todo. Tenía muchos amigos, por supuesto. Los profesores me ayudaban en clase, pero nadie dejó de ser mi amigo por ello. Todo el mundo estaba allí para ayudarme.

-Tú tenías realmente muchos amigos para apoyarte. ¿Crees que hay mucha gente que deja de ir por un cierto rechazo en la escuela?
Sí. Es un hecho en Hachiouji. Y ahora se está volviendo definitivamente verdad. Si eres raro y no le gustas a nadie no tendrás amigos. Pero no es el caso aquí. Aquí en mi ciudad natal, ser un poco raro atrae la gente hacia ti. Así que si no hubiera nacido en Hachioji y aun así hubiera crecido como un niño oscuro, probablemente me habría suicidado.

-Hachiouji y tus amigos han moldeado tu personalidad.
Sí. Esos dos y el vanguardismo son palabras que me describen.

-Hablemos más de tu bajo. Usas la marca Rickenbacker. No sueles ver a mucha gente de este estilo usar uno de esos. ¿Lo escogiste porque era más vanguardista?
No, era sólo cómo se veía. Mucha gente elige sus instrumentos basándose en el sonido y cuando yo cojo ese bajo quiero que suene bien. Por ejemplo, no daría un sonido raro, pero yo no iba a cantar. Así que se basó 100% en las apariencias. En la elección de usar Rickenbacker estoy usando un instrumento guay, así que no seré poco guay ni lo odiaré. Si no me quedara bien no sería vanguardista. Si usara un bajo que pensara que no es guay preferiría dejar la banda que seguir jugando.

-Dijiste antes que tú querías ser una estrella. Y por supuesto que para hacer eso tienes que tocar en los conciertos. Mejibray hace conciertos muy intensos.
Siempre me siento como a punto de morir después de un concierto. Cuando me siento así no sé si puedo seguir. Estoy tan cansado que quiero parar. Pero lo que tengo con los otros miembros es algo que está muy por encima de todo lo demás. Así que me digo que tengo que seguir por ellos. Lo que haces en una banda depende básicamente de ti. No es como ‘Tengo que hacer esto’ sino ‘Lo haré’. Tenemos el sentido de cooperación así que no tenemos que hablar las cosas todo el tiempo.

-¿No hay reglas entonces?
Bueno, la primera de todas es no llegar tarde nunca. No debemos romper la confianza que tenemos en cada uno. Siempre que mantengamos eso entre nosotros podremos hacer lo que queramos; en el escenario, en los PVs, en la composición.

-Eso no es sólo verdad en la música, sino en toda la sociedad. Hay un sentimiento de respeto entre vosotros. Es mejor para vosotros para ser exitosos. Si seguís por ese camino, parece completamente una locura.
Suena bien (Ríe)

-Pero es la locura, la libertad de hacer lo que queráis dentro de la banda y esa alucinante pasión lo que atrae a los fans a vosotros.
Sí. Para mí, si nadie está prestando atención no hay ninguna relación hacia ti (Ríe). Es por eso por lo que hago lo que quiero. Si no estuviera en este negocio y no fuera un músico, por ejemplo, no habría nada más que hacer para mí. No haría nada más.

-Pero si seguís actuando por impulsos, seguramente la banda no dure mucho más.
Eh, eso es verdad. Pero aunque la banda no dure mucho, tendremos una larga carrera. A lo mejor morimos pronto (Ríe). No nos veo viviendo más allá de los treinta.

-La imagen de estrella del rock en tu generación parece ser la del chico de al lado. Desde el punto de vista del espectador ellos se sienten cercanos a ti. Eso está cerca de la marca ¿No?
Bueno, eso es porque quiero conducir hasta la tienda de tabaco en mi vecindario en un Mercedes Benz.

-¡Oh wow! No sabía que tus raíces habrían quedado tan profundas que tu meta era volver.
Sí, a lo mejor.

-Pero estás haciendo lo que siempre has querido hacer.
Sí, es decir, ¿Quién dice que estaré tocando en el escenario cuando sea viejo? ¿O seguir tocando siquiera? No pienso que de ese modo me encuentre a mí mismo atrapado. ¿Esa no es la forma cuando te haces mayor? Escuchas muchas más opiniones. Sigue tu propia opinión, no importa cuánto te lleve rechazar aquellas otras que te fueron impuestas. Eso no es lo que es el vanguardismo, estar relajado, con todo el tiempo del mundo.


[Traducción Miu@MejibraySP. Si quieres tomar la traducción danos créditos]


No hay comentarios:

Publicar un comentario